lunes, 19 de julio de 2010

Un demonio habita en la montaña, se decía en aquel pueblo. Sus ojos de un violeta solitario no son capaces de ver la realidad, pues son cegados por la nieve que ha congelado todo.

Una hermosa mariposa destruida quedó en las manos de aquel ser que una vez la amó. Los sollozos del demonio fueron escuchados,por primera y última vez,como una balada en aquella montaña.

Las lágrimas ya no brotan pues se encuentran encerradas en aquel sueño inalcanzable que sus manos cubiertas de sangre ya no pueden tocar.

Una promesa quedó deambulando entre la gélida tormenta. “Yo te protegeré” se llamaba la promesa, desahuciada quedó pues el corazón de su amo se había congelado. Entró al bosque del olvido y se encontró con “Te amare por siempre” quien su mirada nublada de lágrimas no lograba ver el camino sin retorno que había pintado la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario