miércoles, 17 de junio de 2015

Carta de despedida

13/06/2015

La muerte es irónica,
te muestra futuros imaginarios,
futuros inexistentes que torturan,
aún cuando ella misma los ha destruido.

Sólo los "hubiera" y "tal vez" nacen:
tal vez debí de haber sido menos dura contigo,
si te hubiera puesto más atención...
Pero nada de eso sirve.

Tu rostro triste está grabado en mi  mente,
pues tu muerte fue demasiado solitaria,
capaz de llenar de desolación al más alegre sentimiento.
¿Llamaste por nuestra ayuda? ¿Sufriste mucho?
Son preguntas sin respuesta.

Duele y asfixia,
pero de mi dolor soy celosa.
No dejo que nadie lo toque,
es mío y de nadie más.
Por eso grito en silencio,
por eso doy letras en lugar de lagrimas.

Puede que en eso hayamos sido similares,
tu también eras celoso con tu dolor.

En fotos antiguas veo tu sonrisa,
algo de alivio me dan,
al menos se que en algún momento fuiste feliz,
que tu vida no fue sólo de color gris.

Realmente quería que tu vida cambiara,
que sonrieras sin necesidad de alcohol,
pero el ciclo continúa.

Tu vida no ha terminado,
ésta dará más vida a otros seres vivos.
Tu existencia permanecerá con otra forma,
pero nunca desaparecerá.

Gracias por todo papá.