lunes, 19 de julio de 2010

Adiós fúnebre

Tu muerte llegó y ya no tengo nada que me frene. Saciare mi dolor en una llovizna carmesí enterrándolo en la fría tierra junto con tu cuerpo. Te doy mi último adiós mi persona amada con una sonrisa falsa dibujada en mi rostro, sabiendo que la amargura regresará arrasándolo todo.

Ahora tu cuerpo esta frio y su calidez quedara encerrada en el fondo de mis recuerdos, en donde no podrá ser destruida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario