miércoles, 30 de noviembre de 2011

Jugando a la Política


Mucha gente ah de notar mi aversión hacia el futbol y la política, pero lo más curioso de todo es que  en nuestro país son dos conceptos muy similares (sí, suena como un disparate pero sé que muchos coincidirán conmigo). Antes que me apedreen, pues eh notado que  muchos “aman” mas a sus Tigres, Rayados o lo que sea que a su propia inteligencia, déjenme explicarles el porqué de mi comparación un tanto descabellada pero con un toque de veracidad.

En las elecciones presidenciales o municipales nos  encontramos con propaganda  tapizando cada espacio a nuestro alrededor (¡Adiós dinero! ¡Disfruta tu estancia en la basura!.. Después de todo, papa gobierno es rico), ah y no olvidemos a la gente que sacan sus “garras” para defender a su partido favorito por una despensa o a los mismos políticos sacando los trapitos sucios de los demás mientras le hacen lo mismo a el. Ahora se preguntarán, “¿Pero dónde entra el futbol aquí?, para mi que solo te dopaste.”, pues lamento decirte mi querido lector que no es así. En cuanto se anuncia que Rayados o fulanito equipo va a jugar no es de esperar que en todas partes aparezca  publicidad de los mismos, y por supuesto, no falta la venta de camisas o banderas para que puedas demostrar tu amor por ellos (recuerda que ellos no cuentan con todos nuestros impuestos como los amigos servidores públicos).

Parecidos ¿no crees?,  pero bueno eso es lo de menos pues hay otras dos pequeñas características que hacen que estas aficiones que tanta fama tienen en nuestro país parezcan prácticamente hermanas.  Una de ellas es que, al igual que en las elecciones, cuando hay un partido  la gente se pone un tanto “efusiva”, se lanzan malas dicciones unos contra los otros y a veces hasta pueden terminar agrediendo físicamente a su compatriota.

 Ya por último tenemos la característica por la cual se les es bien conocidos por excelencia, un sueldo obsceno pero con una eficiencia casi nula.

¿A que no mentía?







   


lunes, 14 de noviembre de 2011

random

- Puede que te siga amando, pero ya no mas.
- En ese caso, ¿por qué no cierras la puerta tras de ti?
- ...

jueves, 3 de noviembre de 2011

Ojos ciegos

Siempre me pregunto si acaso éstas son las palabras que deseas decirme desesperadamente y al mismo tiempo si yo hago el mismo proceso de forma simultanea.