lunes, 6 de mayo de 2013

El tiempo se iba cómo pequeñas motas de polvo azotadas por el caprichoso viento. Y ella tan ligera era que igual terminaba volando, dando piruetas en el aire y bailando jubilosamente en la libertad del cielo. La ventisca para, el tiempo baja y ella también. Todo ha cambiado.