lunes, 19 de julio de 2010

Alcoholico solitario

La botella de licor se había agotado, el hombre yacía solo en el sofá mirando al vacío. Sin hogar y sin familia. Agarró otra botella pero ya no contenía nada, al lanzarla miles de cristales se esparcieron. Todo fue acallado por un alarido lleno de ira y de dolor abrasador capaz de destruir todo. Ahora solo le quedaban sus botellas vacías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario