lunes, 25 de agosto de 2014

Palabras


Muchas palabras en mi interior revolotean, pero antes de dejarlas libres, mi yo interno las atrapa como un gato a su presa. Recién en su boca, están quietas, intentando averiguar dónde se encuentran. Cuando lo realizan, ya es demasiado tarde. Las engulle, antes que opongan resistencia.

Que cruel destino tienen, pero más cruel sería dejarlas libres. Podrían desbordar los más absurdos sentimientos.

¡Una catástrofe sería!