lunes, 19 de julio de 2010


¿Me prestarías tus alas? Tal vez así yo podría huir de este estúpido orgullo. Las mías siguen atadas por un hilo rojo, pero si me llevas en tu espalda, podré volar en aquel cielo hermoso y egoísta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario