domingo, 26 de octubre de 2014

Injusticia


Cada vida parece ser distante una de otra. Una simple ilusión ajena, incapaz de tocar la realidad individual.

 Pero, ¿qué pasa cuando interceptan?

¿Acaso tu realidad es lo suficiente fuerte para no tambalearse?

¿Qué harías si el paraíso que creías tener no son más que simples migajas? Tal vez, en ese momento te darías cuenta que no eres mas que un ser caquéctico. Una persona que pregonaba vivir como rey, cuando realmente es un simple mendigo.

El problema es que tu hambre ya no será saciada por esas migajas. En ese punto es cuando tendrás que decidir: vivir con ese vacío, intentándolo cubrir con la desesperanza, después de todo, la ignorancia ya no es una opción; o luchar, para que tu ser se sienta saciado.

Lo gracioso es que aún cuando tu te encuentres lleno, la miseria de los demás estará presente. No la puedes negar, la has visto e incluso has convivido con ella.

Todo termina siendo un caos sin fin, que sólo la ignorancia puede calmar de forma ilusoria.