miércoles, 5 de diciembre de 2012


Dime dónde estás mi ángel. 
¿Acaso la grandeza del sol  ha quemado tus alas?
¡Di mi nombre! Apareceré ante tus ojos enmarcados por las lágrimas. 
Curaré y renovaré cada pluma que en ti reposa.