sábado, 25 de junio de 2011

Adormecida mi mente quiso traicionarme, al intentar hacerme creer que aquella sensación de calidez había sido solamente un sueño de mi desesperado anhelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario