jueves, 13 de enero de 2011

pag.224

[Lo que siempre había anhelado, que los demás lo amaran, le resultó insoportable en el momento de su triunfo, porque él no los amaba, los aborrecía. Y supo de repente que jamás encontraría satisfacción en el amor, sino en el odio, en odiar y ser odiado.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario