lunes, 7 de mayo de 2012

Guión-botellas vacías

Las mismas palabras, el mismo tono efusivo y el mismo aliento matizado de alcohol. Como un guión de una mala sátira la llamada se repite cada noche, cada día que aquel hombre intenta olvidar su amargura.

La mujer, a la que él solo llama madre cuándo el crepúsculo cae y el alcohol lo abraza fuertemente, atiende el teléfono para cumplir su parte del guión aún sabiendo el final de éste mismo. Simple acto compasivo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario