viernes, 20 de abril de 2012

12:16

No me llames cobarde por favor que aunque una sonrisa le esbozaba dentro de mi todo se destrozaba.
No me llames cobarde por favor que aunque la dejé ir no significaba que no la quería, si no que dejé mi querer por el cariño que le tenía.
No me llames cruel por favor que si ya no siento nada no es por que yo quiera, es sólo que todo se convirtió en polvo de un lugar que no existe más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario