jueves, 29 de marzo de 2012

Esa vez la espera ya no dolió aún tal desenlace ocurrido.


¿Acaso ahora soy como un perro viejo que no espera nada más? 
No. Simplemente ya no tenía la cadena de un igual a mi (tal que ni siquiera existió alguna vez), pues después de todo yo misma la cree. Y así como la cree la destruí. 

Simplemente ya no duele. Simplemente ya no hay sentir alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario