miércoles, 21 de marzo de 2012


Mi boca sellada al igual que todos mis demás músculos se estremecían por contradecir el verdadero deseo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario