lunes, 13 de septiembre de 2010


El deseo de tocar algo inalcanzable ¿es un pecado?

Si lo obtuviese, tal vez yo podría... no... solo la auto destrucción me esperaría...

No hay comentarios:

Publicar un comentario