viernes, 27 de agosto de 2010



¿Qué es esta congoja que desea acompañarme? ¡Aléjate de mí zozobra! Pues mi tranquilidad ultrajada me abandona. Veo con desesperación a las personas a mi alrededor pero nada inmuta este estado de hastío, camino sin rumbo fijo intentando huir; veo el panorama… igual que el anterior. Llamo con voz muda algo inexistente, una fantasía sin sentido, de mi drama interno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario