martes, 21 de diciembre de 2010







Quería volver pero la ventura me lo impedía.

¿Acaso este es tu castigo Divina Providencia?― Pregunté a aquel cielo que ya no contenía ninguna respuesta para mi odisea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario