sábado, 11 de diciembre de 2010

Miré al panorama: no había nada.

¿Acaso unas vendas cubren mis ojos? No... mis propias manos lo hacen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario