lunes, 24 de julio de 2017

Palabra fantasma

Sé que hay algo rondando, danzando como niebla en mi mente. Se burla y se regocija suavemente en mi oído. Me altera, sin embargo, en cuanto poso mis ojos sobre ella, sólo un espectro está ante mi. Desaparece en segundos. Le temo, me aterra su existencia, pero le necesito para confirma mi sentido. Extiendo mi mano, no obstante, se queda tendida hacía la nada. Finjo un gesto casual, maquillo mi decepción.

El espectro reaparece perfumado con promesas. Corro siguiendo su aroma, me embriago sin reparo. No hay nada nuevamente. Mis sentidos embotados me hacen perder el balance. No hay suelo, no hay cielo, no hay fondo. Caigo, sin fin aparente. El oxígeno desaparece y la somnolencia se hace presente. Me abraza en un gesto de consuelo.

Su risa me despierta del letargo. Terror y deseo se mezclan. Su aroma me hace correr nuevamente, el ciclo se repite eternamente.

¿Acaso ese espectro realmente es sólo inexistencia? Tal vez una simple alucinación romántica de la esquizofrénica soledad es.

1 comentario:

  1. Tan real que puedes escucharle y verle...tan real que sigo ahí, entre tu incredulidad y tu deseo. Y aunque pasen los siglos, el tiempo aún dibuja en su rostro algún recuerdo de tí. La Dama Blanca.

    ResponderEliminar