lunes, 30 de enero de 2012

Regresó una y otra vez aun cuando sus pies heridos le suplicaban que parara. El santuario donde las palabras de su persona querida se encontraban grabadas con su ultimo suspiro seguían ahí, esperando darle consuelo al que una vez amó y que marchito se encontraba. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario