sábado, 24 de diciembre de 2011

ella-fin

Sonreí intentando calmar aquello que en mi interior quería soltarse como si un remolino fuese. Bajé del andén e inmediatamente volteé hacia ti, pues quería saber si tu mirada estaba en mi, nuevamente esbocé una sonrisa para aparentar que todo estaba bien y con mi mano un adiós casual realicé. En cuanto regrese mi rostro lejos de una mirada imaginaria, pues las puertas del andén se acababan de cerrar, la careta se fracturó y una expresión de dureza se marcó en mi rostro tratando de contener aquello que no quería fuera visto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario